sábado, 8 de septiembre de 2007

Trucos para maquillarse los ojos

Preparación

Aplica una ligera capa de base de maquillaje sobre los párpados para corregir imperfecciones y crear el lienzo perfecto sobre el que pintar. En realidad, podrías incluso parar aquí y salir a la calle. Sólo con este paso, tu aspecto ya se vería realzado.

Da un toque de polvos por encima de la base de maquillaje si vas a usar una sombra de ojos en polvo. De lo contrario (si la sombra de ojos es líquida o en crema), se aplicará mejor si dejas la base de maquillaje tal cual.

El color: para elegir el color que te sienta mejor, guíate por el color de tu pelo, no el de tus ojos. ¿Rubia? Entonces decídete por colores crema y marrón. ¿Morena? Entonces un marrón oscuro o chocolate te sentará de maravilla. Las cabelleras color caoba o pelirrojas van bien con colores melocotón, cobre o marrón rojizo. También, más atrevidos, los colores lavanda o rosa. El cabello gris queda maravillosamente bien con tonos grises, púrpuras suaves o azules.



Hay tres técnicas para aplicar el maquillaje, a elegir:

Opción 1: Un solo tono. La opción más simple, consiste en dar un color uniforme por todo el párpado. Los tonos medios o claros funcionan mejor que los oscuros. Puede añadirse rímel y lápiz de ojos para completar.

Opción 2: Resaltar la línea del pliegue del párpado, para dar mayor sensación de profundidad.

Empieza con un tono claro. Aplícalo sobre todo el párpado con un cepillito de sombra de ojos desde la raíz de las pestañas hacia arriba, hasta un poco más allá del pliegue. Sigue con el cepillito, acabando el movimiento de forma natural al separarse del párpado tras hacer una curva por debajo del hueso de la órbita del ojo. (La explicación suena complicada pero es una cosa muy natural, hazlo una vez y verás lo que quiero decir).

Después aplica un tono medio (algo más oscuro que el anterior) bajo el pliegue del párpado y yendo un poquito más allá, hacia el hueso de la órbita, para que el color se vea incluso con los ojos muy abiertos.

Podríamos parar aquí, o, para dar más efecto, finalizar con un tono más oscuro en la línea de las pestañas (la de arriba, o para dar todavía más efecto, también la de abajo), formando una línea de aspecto difuminado. Para ello, aplícala con toques hacia las pestañas, no un trazo a todo lo largo que se nota demasiado.

Opción 3: Dar énfasis a la línea de las pestañas. Haz como en la opción 1 y luego aplica una línea más oscura sobre el borde, donde empiezan las pestañas.

Para asentar el maquillaje en cualquiera de estas tres opciones, da un toque de polvos con un cepillo grande. Después puedes aplicar rímel o lápiz de ojos si lo deseas.


El maquillaje que más conviene a la forma de tus ojos



Ahora que ya conoces las técnicas básicas, ¿cómo las adaptarías a la forma de tus ojos?

Ojos hundidos

Lo que te va mejor es un tono claro en todo el párpado, para resaltar los ojos. Puedes intensificar el color con una línea de tonos medios en el borde de las pestañas, pero no oscurezcas el pliegue del párpado, sería un efecto contrario al deseado.

Ojos saltones

Elige tonos cálidos y profundos, más bien oscuros. Aplica un tono medio por todo el párpado y luego uno más oscuro por la zona del pliegue.

Ojos muy juntos

Aplica el maquillaje predominantemente hacia los extremos exteriores de los ojos, y extendiéndote ligeramente más allá de ellos.

Ojos muy separados

Todo lo contrario que en el caso anterior: “acércalos” a la nariz aplicando el maquillaje sobre todo en los extremos interiores de los ojos.

Ojos muy pequeños

Agrándalos con tonos luminosos. Evita siempre el negro, que los haría parecer aún más pequeños.

Ojos grandes

Eres una chica con suerte, y puedes experimentar. Prueba tonos cálidos y profundos, sin excederte con el rímel.

Política de privacidad | Template Design | Elque 2007