sábado, 8 de septiembre de 2007

Cómo rizar las pestañas

El rizador, ese extraño aparatejo con pinta de formar parte del instrumental de un cirujano o un dentista, es una pequeña maravilla que hace milagros para da runa nueva expresividad a los ojos, por sosas o anodinas que sean sus pestañas.




El truco está en que la posición del rizador sea la adecuada para no dejarte fuera ninguna pestaña ni pellizcarte el párpado. Pasos a seguir:

1. Aplica sombra y lápiz de ojos. (Deja que sequen bien antes de rizar las pestañas. En cambio, el rímel se aplica después de rizarlas, para evitar que manche).
2. Comprueba que están secas y limpias.
3. Abre el rizador, ponlo frente al ojo, cierra éste y luego ábrelo: las pestañas del párpado superior se habrán colocado todas dentro de la boca del rizador.
4. Acércalo a la base de las pestañas, pero sin llegar a tocar la piel del párpado.
5. Ciérralo suavemente, y mantén mientras tanto el ojo abierto. Reajusta un poquito el rizador si notas que te pellizca.
6. Cuenta 5 segundos antes de liberar las pestañas. Repite si fuese necesario, poniendo el rizador un poco más hacia afuera.
Ahora repite la operación con el otro ojo.



Es en realidad sencillo, pero necesitarás práctica para coger el tranquillo. Recuerda limpiar el rizador después de usarlo.

Política de privacidad | Template Design | Elque 2007