miércoles, 19 de marzo de 2008

Pelucas: cambio de imagen

Estrenar look resulta tentador, pero hay que atreverse a modificar drásticamente color y corte del cabello, a veces sólo para un acontecimiento especial y corriendo el riesgo d eque no nos guste el resultado. En estos casos, una peluca es ideal. Nunca está de más experimentar con los cambios de look sin riesgo, pues ello permite refrescar nuestra imagen y darnos un mayor atractivo físico.

Gracias a las pelucas es posible tener el cabello corto o largo, lacio o rizado y de diferentes colores. Los expertos recomiendan tomar en cuenta el color de piel y ojos, así como la forma del rostro, pues ello permitirá seleccionar una gama acorde a las características físicas.



Tipos

Cabello natural. Es casi imposible que se distingan del propio cabello, además, pueden teñirse y rizarse. Sin embargo, para mantenerlas en perfecto estado es necesario que un estilista cualificado las lave y les aplique tratamientos especiales.

Sintéticas. Cuando están hechas con fibras de alta calidad, su apariencia y textura son muy similares a las del cabello natural. También son más baratas y se pueden lavar en casa con agua y un champú suave.

Parciales. Implantes para cubrir calvas localizadas o reforzar cabelleras poco densas: son de mechones de cabello natural fijados a la propia cabellera con accesorios parecidos a peinetas.

Fantasía. Normalmente de material sintético, pueden encontrarse en colores muy vivos: azul brillante, rojo, amarillo, verde, morado, naranja...

Política de privacidad | Template Design | Elque 2007